Teorías acerca del amor

Autor: Gabriel Vera Baeza

Es un libro que al leerlo recordé una frase de Borges…”Hay quien busca el amor de una mujer para olvidarse de ella, para no pensar más en ella. Gabriel Vera Baeza el autor de este libro: Teorías acerca del amor”, juega con cortas historias, coqueteando el erotismo a veces audaz, otro imaginativo y sublimar; hay que ir despacio, saboreando el recurso que tiene en sus articuladas historias. El punto central: la mujer

Desde el inicio nos hace la revelación sin ser una confesión de tener una preferencia y cariño a los diferentes gatos que salen en sus historias. Si lo leemos distraído nos confunde y podemos caer en la trampa de no diferenciar si son felinos o musas con sentimientos, que sólo percibimos o conocemos en nuestros semejantes; su facilidad para convertir de una visita a la computadora y recrear todo un monologo sensual para que reflexionemos lo que acontece en el mundo moderno y virtual, por paradójico que parezca el chateo nos acerca a las personas que está lejos y nos aleja de las que conviven cerca de nosotros, es este espacio virtual donde se inician romances, citas abstractas, sitios imaginarios, cuartos de hoteles y hasta burdeles. Nos dice el autor: “El chat es el refugio de la soledad”, con esa carga de realismo me recuerda a Cortázar que al describir en forma virtual un paseo por el bosque, un chapuzón en una cascada, una caminata entre las rocas, nos aseguraba que esto sólo puede colmarnos estéticamente si tenemos asegurado el retorno a la casa o al hotel con su ducha lustral, la cena y el vino, la charla de sobremesa, el libro o los papeles.

Volviendo al libro: me gusta “La Chica del asiento unitario” donde aparte de recrearnos de las virtudes que posee remata con un buen recurso; en la escena en la que juega con la velocidad y la secuencia como con un cámara para tomar múltiples fotografías panorámicas, creando imagen de la carcajada. Dice: “Mire ese tren apresurado en partir, ella me vio, sostuvo la mirada y dibujó en sus labios una sonrisa irónica, ingenua, voluptuosa, que la velocidad del tren transformo en carcajada”.

En las historias de “Prométeme que cuando engañes a tu esposo lo harás conmigo” hay una parte que nos recuerda “Los cuadernos de Don Rigoberto” de Vargas Llosa. Narra: En la soledad de su estudio, despabilado por el frío, Don Rigoberto repitió de memoria la frase de Borges con la que acababa de toparse –En el adulterio suelen participar la ternura y la abnegación, ¡mentira! Dijo en voz alta, golpeando la mesa del escritorio…

Gabriel nos sigue expresando “Hoy tengo la teoría de los sueños: Todos tenemos una vida privada, una existencia que escapa a los convencionalismos sociales, a las reglas; cuando esta se hace efectiva y pública la llamamos vicios, y cuando la moral, la religión o la sociedad la cohíben de todas maneras efectuamos esta vida dentro de nuestro inconsciente y lo llamamos sueños”.

En buena hora este libre vale la pena tenerlo y leerlo, nos permite tener varias teorías acerca de amor. No nos privemos de esa agua lustral que nos da el autor.

Luis Fernando Delgado Serrate.