Los cocos. Por ambición destruí a una familia

Amigos les seguiré contando los relatos del cementerio. Una noche antes de cambiar de turno me toco una guardia de 22 pm a 02 am, en la que tenía que permanecer despierto (por motivos que más adelante les contare) pero no pude y el sueño nos venció a mi compañero y a mí, pero en un cabezazo que di observe en la parte de la entrada principal el portón que por cierto se encontraba cerrado con candado; un coche de modelo reciente de donde bajo una chica de aproximadamente de unos 25 años y esta traía en la mano una bolsa negra de plástico. Mas dormido que nada le grite que se llevara su basura, (y es que en este lugar era muy común ver a la gente hacerlo) la chica volteo y me la refresco, acto seguido se subió rápido a su carro para emprender la valiosa huida, como pude salí corriendo tras el carro y al no poder alcanzarlo del coraje le di una patada a la famosa bolsa negra, pero para mi sorpresa la bolsa se rompió y no era basura lo que contenía, si no cocos...

Pero al dar la patada me percate que estaban demasiado pesados, pues hasta el pie me había dolido, así que me dispuse a abrir uno y para mi sorpresa este contenía monedas de 10.00 pesos las cuales sumaron un total de 300.00 pesos, mi avaricia hizo que abriera el siguiente coco el cual tenía 550 pesos; yo estaba tan contento que se me olvido por completo la basura, y si leyeron bien, eran cocos el contenido de la bolsa, estos ya no tenían cascara, así que terminada mi labor me fui a dormir ya que mi turno de guardia había terminado.

Yo hasta ese momento no sabía de brujerías o algo así, hasta la mañana siguiente cuando el conserje del panteón, un señor de unos 65 años, el cual al vernos comento: “alguien acaba de cometer un asesinato en contra de un bebe, ¡qué poca madre! Exclamo” yo no le di importancia ya que si mal no recuerdo llevaba 2 meses de servicio así que poco sabia de cosas paranormales. Días después una compañera del servicio se puso a indagar a lo que se refería el conserje así que fue a preguntarle y este le dijo: “mira hija, en la bolsa que dejaron esa noche había unos cocos los cuales representaban un bebe, el líquido que contienen era como la fuente, la cascara y bolsa representaban a una madre, y quien sea que los abrió para extraer el dinero por su ambición mató tanto al bebe como a la madre” concluyo.

Obvio este era un tipo de brujería muy rara y fuerte para provocar mucho daño a una persona e incluso la muerte, cosa que yo no sabía y por mi poca experiencia fui parte sin querer de ese hechizo y cause la muerte de personas por mi ambición. En el panteón ese tipo de cosas es normal y con el tiempo me fui acostumbrando y familiarizando con esas cosas.

En otro capítulo les contare las consecuencias de mi inconsciente acto, cosa que casi me cuesta la vida.

Si te gustan mis relatos buscame en Facebook como: relatos de terror para no dormir escritos por Chemo San Juan y en la página del Diario El Rapsoda.